viernes, 23 de noviembre de 2012

Esto es una especie de “reflexión” o “llamado de atención” o… las dos cosas.

Les queremos contar la historia de “El libro que TÚ querías”

Erase una vez… “El libro que TÚ querías” y por cosas del destino no lo puedes encontrar en las librerías de tu país. Te desesperas porque has leído muchas críticas o reseñas tanto buenas como malas de “El libro que TÚ querías” y quieres saber por tu cuenta que se siente leerlo.

Entonces de manera “ILEGAL”(tú sabes que lo hemos hecho muchas veces) consigues una copia de “El libro que TÚ querías” para leerlo en tu PC o en un eReader y todo buen lector sabe que eso no esta bien, y aunque te sientes mal… lo haces. Lastimosamente esto pasa muy a menudo porque en muchos casos esta es la única manera que tienes para leer “El libro que TÚ querías”

Pasan los días(en el caso de nosotros los lectores colombianos esto quiere decir muchas veces: AÑOS) una DISTRIBUIDORA o CASA EDITORIAL decide traer al país “El libro que TÚ querías”; te emocionas, gritas y haces un gran show literario porque después de mucho tiempo tienes la posibilidad de tener en tus manos “El libro que TÚ querías” para disfrutarlo de manera LEGAL, te das cuenta de que su precio en muchos casos es asequible(aunque reconocemos que en otros los precios son estratosféricos, gigantescos, irrisorios y hasta sin sentido); pero decides no comprarlo porque te dices: “PARA QUE LO COMPRO SI YA LO LEÍ”. Entonces esa DISTRIBUIDORA o CASA EDITORIAL se da cuenta de que traer “El libro que TÚ querías” al país «NO ES RENTABLE», te molestas y muchas veces denigras en contra de la distribuidora o casa editorial olvidando por completo que el MUNDO EDITORIAL es un NEGOCIO del cual dependen muchas personas.

Esto es verdad, todo es cierto y con esto no estamos diciendo «TIENES QUE COMPRAR LIBROS» con esto queremos que entre todos esos BUENOS LECTORES tomemos conciencia y nos demos cuenta de que para tener una oferta literaria mas amplia en el país no solo basta con decir «amo ese libro» también -de vez en cuando- hay que comprarlos.

3 comentarios:

  1. Te da para pensar :/ la mayoría de los libros que están en mi estantería ya los había leído antes. ¿A qué me refiero? Esta la saga cazadores de sombra; la primera vez que los leí fue cuando presté el libro de una amiga. También hay otros que si no me prestaban, lo leía en la computadora. Pero siempre termino en la librería comprando el libro xDDD incluso puedo citar uno que fue tan triste que al verlo en la librería me dije NO, me va a hacer sufrir, NI AHI lo compró. ¿Cuánto me tomo? ¿Una semana? ... terminé comprándolo. Sé que si la gente no compra, las editoriales no lo traerán. Por eso en mis momentos de frustración siempre estoy como 'pucha que en este país si no está de moda la gente no lee'.. pero no me puedo enfadar con las editoriales por no seguir lo que yo quiero. Bueno, de poder puedo, pero no es razonable :/ y no importa cuantas veces lo haya leído o visto la película, o lo que sea, si no tengo el libro en físico, no soy nada.

    Buen artículo, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Da para pensar, pero en defensa de muchas (me incluyo) a veces uno se cansa de esperar que un libro sea siquiera traducido al español y termina leyéndolo de una traducción fans y después de eso solo aquello que me gustan demasiado termino comprándolos en físico (por un tema de dinero obviamente). Me pasa igual con las películas, hay films que llegan a los cines de acá hasta dos años después cuando uno ya ha perdido la esperanza, entonces si los distribuidores son una mierda y fomentan la piratería,no es mucho lo que uno puede hacer. Además ahora está Booky, por lo que si el libro no llega a Chile siempre puedo encargarlo en cuanto sale traducido en españa.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, yo me compro muchos libros y otros me los envían, hay que ayudar también a las editoriales :)
    Me encanta vuestro blog, os sigo y os invito a que os paséis por mi blog.
    Besis.

    ResponderEliminar

Eres libre de comentar lo que desees pero recuerda... Respeto es el secreto.