domingo, 26 de octubre de 2014

Ya en Colombia El intenso calor de la luna de Gioconda Belli

«De un momento a otro puede cambiarle a uno la vida. Es algo sabido que preferimos ignorar. Suficiente lidiar con las incertidumbres cotidianas. Si encima nos mortificáramos con la idea de cuánto puede suceder de forma inusitada, viviríamos titubeando. Sin embargo, algo de embriaguez tiene la noción de que todo lo que nos parece seguro y sólido puede desaparecer en un instante».

Así comienza la nueva novela de la escritora nicaragüense Gioconda Belli. Entre sus páginas encontraremos la historia de Emma, una mujer que se rebela contra el papel que impone la sociedad cuando se refiere a madurez; una historia en la que la autora explora la identidad femenina pasada la juventud, cuando la mujer debe ir más allá de los mitos que centran su valor en la belleza juvenil y la fertilidad, para descubrir un nuevo erotismo y el poder de ser ella misma.

«Una novela especialmente significativa para las mujeres que reconocen el cambio hacia la madurez.»

El intenso calor de la luna

Tras dedicarse por entero a formar una familia, dejando atrás proyectos profesionales, Emma llega a la madurez de sus 48 años. Sus dos hijos ya se han marchado de casa y la relación con su marido ha perdido el encanto de los primeros años. Cuando su cuerpo de mujer atractiva y sensual muestra los primeros signos de cambio, Emma se angustia y teme perder los atributos de su feminidad. En medio de una vorágine de pensamientos negativos, un hecho fortuito la lleva a entrar en contacto con una realidad ajena a la suya donde encuentra una inesperada pasión que cuestiona su apacible rutina y la lleva a descubrir el gozo, la sexualidad y las posibilidades de realización de esta nueva etapa de su vida.
Fragmentos
Hubo un tiempo en que podía dormir abrazada con él, pero ese tiempo ya pasó. Ahora necesita su espacio, de lo contrario se acalora, no se relaja. Cuando se mete en la cama le lleva un rato acomodarse y si él la tiene en sus brazos, ella siente el imperativo de quedarse quieta para no molestarlo y al rato resiente que se aferre a ella, ¿Cuánto tiempo le tomo descubrir esa peculiar manera de querer de Fernando? Su manera de querer sin realmente pensar en ella, sin curiosidad por descubrirla. La abrazaba porque abrazarse de noche formaba parte de su concepción del amor Que ella necesitara tiempo para acomodarse no entraba en la ecuación. 
Según lo que oía hablar a sus amigas, a todas les iba más o menos parecido. Todas, sin faltar una, suspiraban en las películas excitantes y leían libros considerados elegantemente pornográficos cuando ocasionalmente aparecían en las librerías. Lo que ni Emma ni las otras lograban explicarse era por qué sus experiencias en la vida real tenían tan poco que ver con las maravillas de la ficción literaria o cinematográfica. ¿Por qué no lograban ellas con sus esposos remontarse a esas alturas? ¿Por qué, sin embargo, cuando leían las novelas o veían las películas aquellas, sus cuerpos respondían como convencidos de que era posible sentir todo eso?
Recién cumplió cuarenta y ocho pero la madurez no ha hecho más que acentuar su aire juvenil de mujer hermosa a quien no arredran los pocos kilitos de más que bien disimula destacando sus mejores atributos: el cuello largo, los brazos bien torneados, el escote que revela los pechos tersos. El rostro es dulce, ovalado con ojos más bien pequeños de largas pestañas, nariz mediana y una boca larga, sensual con un arco de cupido atrevidamente delineado con lápiz rosa oscuro. El cabello es abundante, liso, y le cae un poco por debajo de la oreja. El gusto que exuda por estar en el mundo le hace emanar una fuerza sensual, muy femenina. 

Gioconda Belli nació en Managua, Nicaragua. Es autora de una obra poética de reconocido prestigio internacional, por la que ha recibido el Premio Mariano Fiallos Gil, el Premio Casa de las Américas, el Premio Internacional Generación del 27 y el Premio Internacional Ciudad de Melilla. Su primera novela, La mujer habitada (1988), ha sido traducida a once idiomas con enorme éxito, especialmente en Italia o Alemania, donde ha superado el millón de lectores en veinticinco ediciones y ha obtenido el Premio de los Bibliotecarios, Editores y Libreros a la Novela Política de 1989 y el Premio Anna Seghers de la Academia de las Artes. También es autora de las novelas Sofía de los presagios (1990), Waslala (1996; Seix Barral, 2006) y El pergamino de la seducción (Seix Barral, 2005), y de El país bajo mi piel (2001), sus memorias durante el periodo sandinista.

El intenso calor de la luna, ya se encuentra en las principales librerías del país gracias a Planeta de Libros Colombia

Fuente: Dossier de prensa