lunes, 1 de junio de 2015

#Fragmentos de La coincidencia de Callie y Kayden, de Jessica Sorensen

Los fragmentos del día de hoy son de La coincidencia de Callie y Kayden de Jessica Sorensen, primera parte de la serie Coincidencia. Libro juvenil/adulto que desde hace varios días se encuentra en las librerías del país.
Callie nunca ha creído en la suerte. No desde que cumplió 12 años, cuando todo le fue arrebatado. Después de que pasara lo peor, prometió que nunca se lo contaría a nadie. Ahora, seis años después, todavía lucha contra ese doloroso recuerdo que amenaza con consumirla.

Para Kayden, la única manera de sobrevivir a los maltratos de su padre es obedecer. Pero una noche, un terrible error está a punto de destrozar su vida y Callie aparece a tiempo para evitar que caiga en el abismo.

Cuando el destino les hace coincidir de nuevo en la universidad, Kayden está decidido a conocer a la preciosa chica que le salvó. Tranquila y reservada, Callie tiene miedo de dejar que otra persona entre en su mundo, pero Kayden está convencido de que Callie ha vuelto a su vida por un motivo. Sin embargo, esta vez es ella quien necesita ser salvada.
El primer capítulo pueden leerlo AQUÍ

Fragmentos
Es impresionante cómo las cosas que recuerdas siempre son las que te gustaría olvidar y en cambio, las cosas a las que deseas aferrarte desesperadamente se desvanecen como la arena en el viento.
Hay veces en las que alguien confía lo suficientemente en ti como para contarte sus secretos y eso hace que sea más fácil confiar en él. Es como si te abriera su corazón y a cambio debieras abrirle el tuyo también.
La mañana se asoma sobre las montañas y el cielo está de color rosa brillante, pero la belleza de todo esto es engañosa comparada con lo que está pasando abajo. El viento ruge como una tormenta y enfría la temperatura.
Lo que pasa con mi madre es que le gusta que las cosas sean bonitas. Odia ver las noticias cuando informan sobre desgracias o desastres y hasta se niega a verlas. Nunca leería los titulares de los periódicos y no le gusta hablar del dolor en el mundo.
—Sólo porque el mundo esté lleno de cosas malas no significa que tenga que dejar que me destrocen. —Eso decía siempre—. Merezco ser feliz.
—«En nuestra existencia hay una única coincidencia que nos une y, por un momento, nuestros corazones laten como si fueran uno» 
A veces la vida es cuestión de suerte, como cuando repartes una buena mano de cartas o, simplemente, cuando estás en el lugar adecuado en el momento adecuado. Hay gente que nace con suerte, que tiene una segunda oportunidad, que se salva. Puede ocurrir de un modo heroico, o puede ser una simple coincidencia. Pero también los hay que no, los que acaban en el lugar equivocado en el momento equivocado: los que no se salvan.
En más de una ocasión pensé en contárselo a alguien, cuando tuve la edad suficiente para que mi cerebro comprendiera lo que pasaba, pero el miedo y la vergüenza me lo impidieron. Además, empecé a hacer oídos sordos a una edad muy temprana. Después de todo, el dolor sólo era dolor. Esa es la parte fácil de mi vida. Todo lo demás, la felicidad, las risas, el amor, era más complicado.
Nunca nadie me ha necesitado así. Nunca he permitido que nadie llegara tan lejos.
Esperamos que quien ya haya leído el libro comparta con nosotras sus frases favoritas o su opinión.