jueves, 25 de febrero de 2016

Opinión personal: película LEYENDA, La profesión de la violencia


Buena noche, el día de hoy se estrenó en nuestro país la película LEYENDA, la profesión de la violencia. Adaptación de la obra literaria de John Pearson, The Profession of Violence, que a su vez es basada en hechos reales, esta película presenta la historia de los hermanos gemelos Kray, quienes fueron los reyes de delito en Londres en la década de los 60s y Sandra que ya pudo verla comparte con nosotros su opinión.

Película: LEYENDA, La Profesión de la Violencia
Ficha técnica:

Título: LEYENDA, La Profesión de la Violencia
Título original: Legend
País: Reino Unido
Productora: Working Title Films / Cross Creek Pictures
Director: Brian Helgeland
Adaptación de la novela The Profession of Violence de John Pearson
Estreno en Colombia: 25 de febrero.

Opinión personal:

Tom Hardy (nominado al Oscar 2016 como Mejor Actor de Reparto por la película “Renacido”) hace el papel de los dos hermanos (Ronnie y Reggie Kray), en un reto actoral impresionante donde el espectador detecta las diferencias notorias entre ambos (además de que uno tiene gafas y el otro no), a pesar del parecido físico, en un despliegue técnico tan cuidadosamente hecho que es imposible detectar o presumir que son el mismo actor en las escenas conjuntas; pero la calidad moral diferenciada de los personajes es detectable, ambos son delincuentes, ambos tienen la capacidad plena de burlar la ley vivir al margen de ella, pero uno de ellos es un diagnosticado psicópata y declarado homosexual y el otro, es aparentemente “normal”, con todo lo que un consagrado delincuente puede serlo.


Dentro de sus valores comunes como hermanos si bien no tienen que ver con el respeto a la ley o a la vida de sus enemigos, sí prevalece su lealtad como familia, algo que el hermano Kray “cuerdo” lleva a extremos, incluso por encima de su novia y luego esposa Frances Shea (Emily Browning), quien acompaña la narración de los hechos en primera persona, en un recurso complementario de una testigo directa y en muchos casos, víctima, del apogeo y decadencia de los hermanos, que le ahorra muchas escenas al director.

Los buenos y los malos se desdibujan para mostrar que los móviles por los que actúan y abusan del poder (aunque en bandos diferentes) son similares, y se evidencia esa evolución moral hacia la decadencia, aquella que hace que finalmente, los hermanos se parezcan cada vez más.

La película tiene varios atractivos, los actores ingleses (por los que tengo especial debilidad), desde el protagonista hasta por ejemplo, David Thewlis (Remus Lupin en la versión cinematográfica de Harry Potter) como Leslie Payne, personaje clave en la vida y destino de los hermanos protagonistas. A los fans de Harry Potter siempre nos encanta encontrarnos con alguno de los actores que nos acompañaron con la saga.

Los escenarios y vestuario del Londres de los años sesentas se muestran de una manera natural con una fotografía que permite no concentrarse en ella, en un thriller cinematográfico que no tiene momentos de aburrimiento, con algunos toques de humor y que lleva al espectador a reflexionar también sobre una mujer frente a la violencia que toca su intimidad y su casa.

Si bien las pretensiones no son exageradas, se pasa un rato muy agradable, los lectores sabemos lo difícil que es concentrar las acciones de un libro entero en 132 minutos, y con seguridad a ello obedecen los problemas de la película, pero los amantes el género la disfrutarán especialmente por la actuación de Hardy, que ya paga la boleta.

Es de resaltar que el actor Alex Giannini, quien hizo en la película el papel de Tony Caponigro, falleció tempranamente el pasado 3 de octubre de 2015 por causas naturales, antes de presentarse en el escenario, tenía 52 años.



Sandra del Pilar Claros para Lecturas con Aroma de Café