Aquí pensando #1

Con el anuncio de Stephenie Meyer de la publicación de Midnight Sun, de nuevo el mundo de los "críticos literarios" que se creen eruditos, entendidos, cultos, expertos y sabios sobre la literatura y sus géneros ha logrado decepcionarme. En su mayoría siguen siendo egocéntricos, desconsiderados y sin un mínimo de respeto por los gustos y preferencias del otro. Sin dejar de lado que sus comentarios, apreciaciones, reseñas y opiniones siguen siendo venenosas y perjudiciales para el universo literario. 

No estoy hablando de los críticos reales, los que con o sin títulos que los acrediten sobre el tema son capaces de publicar una reseña o comentario desligando la colaboración de las editoriales o autores con su apreciación personal sobre la obra. O de los que realizan críticas con sensatez e inteligencia sin ofender o denigrar los gustos de los demás. 

Hoy me refiero a ese "selecto grupo" que cree que su palabra es ley y que sus opiniones deberían reposar en la Biblia de blogueros, vídeo bloggers, reseñadores y críticos literarios porque están por encima de los demás sean lectores, autores o sus mismos compañeros. Esos a los que les falta empatía, ética y compañerismo. 

El anuncio de Stephenie Meyer logró sacar de nuevo a relucir las verdaderas personalidades de varios integrantes de ese grupo y me dejó claro que en el cambio para mal que ha tenido el universo literario ellos tienen mucho que ver. No solo por sus opiniones maliciosas(deberían pasarse por Amazon en donde a punta de malas reseñas tratan de destruir autores y sus obras) o sus críticas vendidas al mejor postor llámese "colaboración" sino porque siguen creyendo que son superiores al resto de los lectores olvidando que al final ellos también los son.

No creo que la obra de la señora Meyer sea mejor o peor que la de otros autores o que Midnight Sun será el libro del siglo pero debo reconocer que personalmente su anuncio logró emocionarme y no porque sienta que con este libro algo va a cambiar dentro del universo literario sino porque Stephenie Meyer de nuevo logró hacer lo que muy pocos autores han logrado con la misma genialidad que ella lo hizo: unir a sus lectores. 

Desde ayer mis redes sociales están vestidas de emoción y gratitud hacía la autora pero entre sonrisas, alegría y diversión se han colado cientos de comentarios maliciosos y denigrantes hacia la historia y en especial hacia sus fanáticos. 

No entiendo por qué tanta mala energía y tanto resentimiento con una historia a la que yo particularmente le agradezco muchas cosas: le dio visibilidad a la literatura juvenil y gracias a ella se formaron muchos grupos y comunidades literarias ¿Cuántos de ustedes conocieron a sus amigos de libros gracias a esta historia? Su publicación en español le abrió la puerta a muchas otras historias que fueron finalmente traducidas en nuestro idioma y gracias a eso el universo literario hispanohablante creció. Además…¿se acuerdan de los fanfiction? Pues gracias a ellos muchas de las que ahora se hacen llamar autoras se dieron cuenta de que tenían "talento" y podrían publicar sus propias historias. 

Entonces… No entiendo de dónde sale tanto odio, tanto resentimiento y por supuesto tanta envidia. 

¿Alguien con buen juicio, respeto y entereza puede darme una respuesta?

Comentarios